Archivo de la etiqueta: COESC

Resultados de la investigación en biodiversidad

La investigación del proyecto Buen Conocer / FLOK Society sobre biodiversidad ha concluido su primera fase, incorporando los acuerdos de la mesa sobre biodiversidad de la Cumbre del Buen Conocer, celebrada en Quito al final del mes de mayo. Como en otros trabajos, el resultado final es una concreción del proceso de investigación colaborativa, que estuvo liderado por el grupo de autores pero que ha incorporado la participación de expertos de la sociedad civil y de las instituciones públicas para alcanzar un resultado más pertinente a las necesidades del país y la posición de las comunidades.

Esta versión ha sido elaborada por Karina Vega-Villa, Fernando Villarromero y Stefano Golinelli. Invitamos a la participación y crítica de este documento a través de esta herramienta colaborativa  aquí.

Próximamente, podrá consultarse también la versión en inglés, de la que existe una versión previa a la cumbre aquí.

Como se anunció, durante estas semanas estamos colaborando con el equipo de SENESCYT en la integración de los principales resultados del documento en el borrador del Código Orgánico de la Economía Social del Conocimiento. Avanzar en la investigación sobre biodiversidad resulta crítico para el fortalecimiento de la economía social del conocimiento en el país. Lo que se plantea desde la investigación FLOK es potenciar el tramo de investigación básica a partir de una democratización de la producción de conocimiento que permita involucrar a las comunidades que han desarrollado esos saberes. Ello permitirá poner en valor la riqueza biodiversa del país, recopilada por ahora solo en torno al 1%, y empoderar a las comunidades en la defensa y aprovechamiento de estos recursos conforme a sus criterios.

Respecto a una segunda fase de explotación económica, se proponen los mecanismos de participación, consulta previa y colaboración público-privada que habilitarían para que la biodiversidad se pudiera convertir en un sector líder en la transición hacia la economía social del conocimiento.

Comienza el proceso de integración de los resultados de la investigación Buen Conocer / FLOK Society en el COESC

Desde el pasado lunes 7 de julio, se han iniciado las sesiones de trabajo para la integración de los principales resultados de la investigación Buen Conocer / FLOK Society en el Código Orgánico de la Economía Social del Conocimiento, elaborado por SENESCYT. En estas sesiones, que se celebran en el IAEN, participan los responsables de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, junto con el equipo de investigación del proyecto Buen Conocer / FLOK Society y distintos agentes de la sociedad civil que participaron en la Cumbre del Buen Conocer al final del mes de mayo.

Hasta el momento se han celebrado sesiones de trabajo sobre la investigación en biodiversidad, en fabricación distribuida y diseño abierto, así como sobre software libre. El COESC+i pretende convertirse en la regulación de referencia para la economía social del conocimiento, estableciendo los contornos regulativos del desarrollo y aprovechamiento económico del conocimiento, a la par que establece las condiciones de promoción de la investigación y los medios de innovación que alimentan esa economía del conocimiento. Éste supone otro paso en sus formas de participación y apoyo a una regulación basada en evidencias, que incluye el proceso de participación abierto en el wiki y el apoyo al proyecto Buen Conocer / FLOK Society.

René Ramírez: Creemos y necesitamos un sistema libre y público del conocimiento“We don’t just propose to build a system of free, open and public knowledge because we believe in it, but because we need to.”

René_Ramírez_Gallegos
Foto

En una nueva entrevista con el canal de televisión de noticias Telesur, el Secretario de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación,  René Ramírez, uno de los padres ideológicos del proyecto Buen Conocer/FLOK Society explica el cambio que se prepara en Ecuador de la gestión del conocimiento, y cómo esos cambios se expresarán en nuevas leyes en Ecuador y en los tratados internacionales que Ecuador firmará en el futuro. Ramírez explica:

“Dado que Ecuador es una nación de desarrollo tardío y por principio ideológico, la nueva gestión del conocimiento debe buscar construir una institucionalidad que recupere el sentido de lo público y común del bien conocimiento. En otras palabras, no sólo proponemos construir un sistema abierto, libre y público del conocimiento porque creemos (por convencimiento) sino porque lo necesitamos en este momento histórico que vive el país. Básicamente nos referimos a una apuesta soberana para romper las sujeciones dependentistas históricas y contemporáneas en el campo cognitivo; y, programáticamente al cambio en la matriz productiva y los procesos de industrialización asociados a ello.

“Recordemos que -por ejemplo- EE.UU. tenía un sistema cuasi-abierto de gestión del conocimiento durante sus tempranos períodos de industrialización -solo reconocían las patentes nacionales y no permitían las patentes de empresas extranjeras; así podían copiar libremente su tecnología-. Otros países que han desarrollado industria recientemente, como India ni siquiera aceptaron la regulación internacional de la OMC sino hasta hace pocos años, cuando -por ejemplo- su industria farmacéutica de medicamentos genéricos ya había despegado. Los gobernantes de este país sabían que si aceptaban un régimen privativo de propiedad intelectual no podrían desarrollar esta industria, poniendo en riesgo no sólo el desarrollo manufacturero de su país, sino la salud de su población.

“Esto implica que tanto los convenios que hemos firmado a nivel internacional, los acuerdos que firmaremos y el nuevo código orgánico de economía social del conocimiento busquen construir un sistema de propiedad intelectual que desarrolle la actividad creativa y la innovación socio-económica, que facilite la transferencia tecnológica y el acceso abierto al conocimiento/cultura (lo/la democratice) para así romper con la dependencia cognitiva que hasta este momento padecemos.”

Lea la entrevista completa en la página web de Telesur.

René_Ramírez_Gallegos
Photo

In a new interview with the South American news channel Telesur, Ecuador’s General Secretary of Science, Technology and Innovation, Rene Ramirez, explains how Ecuador’s concept of knowledge is set to change, and how those changes will be expressed in law and in our relations with international treaties. Ramirez is one of the ideological parents of the FLOK Society project. He said to Telesur:

“Because Ecuador is a country that is behind in its development, and by ideological principle, the new way to manage knowledge needs to seek an institutionality that recovers a sense of the public and the common good of knowledge. In other words, we aren’t just proposing to build an open, free and public system of knowledge because it’s something we believe in, but because it’s what we need during this historic moment the country finds itself in. Basically we are making a wager on sovereignty, to break the historic and contemporary dependencies that exist in the cognitive field, and, it follows, the change of Ecuador’s productive matrix and the industrialization processes associated with it.”

“Let’s recall that, for example, the U.S.A. ha a semi-open knowledge system during their early industrialization period. They only recognize national patents and outlawed patents held by foreign companies, so people from the United States could freely copy others’ technology. Other more recently developed nations, for example India, didn’t even accept WTO regulation until a few years ago, once their generic medicine industry had already taken off. The leaders of that country knew that if they accepted a privatizing regime of intellectual property they wouldn’t be able to develop that industry, which would risk not only their manufacturing industry in the country, but the health of their population.

“This means that the agreements we’ve signed at the international level, the treaties we will sign in the future and the national law legislating the social knowledge economy will seek to construct a system of intellectual property that develops creative activity and socio-economic innovation, that facilitates the transference of technology and open access to knowledge and culture, to in that way break the cognitive dependency that so far we have been subjected to.”

Read the full interview, in Spanish, on Telesur’s webpage